20 de marzo de 2016

Gabriel La Magicien



  Los textos van acompañados de una breve autobiografía dijo Clo. Pero como el asunto que me compete es literario, me tomo la libertad que la literatura siempre me ha dado. En este caso, omito.
Cuándo, dónde nací, qué estudié o estudio, quiénes me han influenciado. ¿Qué de todo eso importa, realmente, al momento de leer poesía, y qué de eso me haría sentir que estoy contando algo?
Desaparezco como autor en cada texto, y mis narradores son demasiados. Cada uno tiene una voz que sale desde su pureza, cada uno quiere hacer sentir lo que siente, apasionado.

Se trata no de contar, si no de provocar una sensación, sea cual sea. Espero no se pueda permanecer intacto ante sus fervores y cosmovisiones. Espero sean profundamente absorbidos, o profundamente rechazados.

Quiero decir

Un alfiler clavado en la punta de la lengua hace manar sangre como cascada viva. Brota la tinta de la lengua de papel, manchada. El sol es un rayo picante repartido en escarabajos enganchados en la piel, ilesa. Dice que salpica su frescura rubia de sábanas limpias, pero en la lengua hace gorgotear la sangre hasta brutal ahogo. Es desde la lengua, desde la punta del alfiler que brota, desde el dolor mismo punzante, la palabra.



traición

te esgrimo
sos un bicho de Picasso
te delato
en un recoveco tramposo donde nadie
pueda verte

las virtudes


en la vida los márgenes perfectos
y si no
la pulidera
personas con sus pies que no
sirven para el barro
rústicos y occidentales
perdiéndolo todo por estar todo tan
próximo: las
algas y los peces
esta remera rota, esta
huerta sin espantapájaros

el porqué de que esté quieto y mudo
A Diego Arbit
No sólo los filósofos sino también nuestras propias inclinaciones filosóficas y hasta esas que llamamos nuestras mejores verdades, se sienten inquietos, sino amenazados, ante la idea de la premisa personal. ¡Se nos quita toda la libertad creadora! -exclamamos entonces- ¿Cómo uno solo ha de hacer, decir y pensar lo que uno mismo es?  Carl Jung

si hay en el silencio otra posibilidad de
                       ser
me pregunto
me pregunto si hay en el silencio otra posibilidad de ser
            que no sea mudos
            que no sea quietos
me pregunto muchas cosas
hallo tácito sentido a toda esta
                        desnudez
hallo más sentidos
a los sentidos –¿se
                        entiende?- pues arman
en el alambrado
las vocales y las muecas una enredada coherencia
entre sí, digamos y
con lo otro que aproximo y me
                        nace
entonces a lo que voy es a que me quedo
                        quieto
                        mudo
pero factible de ser fertilizado
por todo este alrededor y su trascendencia
dije palabras gestos ¿no?
estático, paradito en las
puntas desapuntando inseguro pero
                        bien parado
lo que me hayan creído y lo que
me hayan querido hacer creer
que es lo más importante
[qué piensan quizás los
Profesores sobre Hermes,
sobre Heráclito] pero es que
no puedo concentrarme en la política
            te filmé filmándome
                        me agarró un colapso un
                                   carnaval de ideas acá como por entre las
cejas mi ojo imaginario, feroz veloz precoz llegué
a Nirvana meditando,
estaba en oferta
en mp3
en un puesto en la estación de
Polvorines y por
            distracción simbiótica
ósmosis informática [¿sólo los domingos al templo?]
            digo, por distraído
se me cayó el sistema
con una cola tremenda en pleno
mediodía
me cogió la paradoja de dorapa, bien
            hasta el fondo
                        y me caí
paja en ojo pija en plexo
            siempre despierto ¿se
entiende?
que se entienda
por lógica hablábamos de los militantes
¿no?
o de los militares, algo dije sobre la
política
tengo mala memoria tengo mal
la memoria
pero percibo dije, creo palabras
             gestos-muecas
como si con antenas
sensores por todo el cuerpo
[una torta puerca donde meter la cara
el camino a la ciudad, naranja
pimpollos en las puntas de los dedos
se abren mostrando el interior
carnoso de los pétalos, el polen]
antenas que captan la más suave
                                   verosimilitud entre esencias
no puedo explicar lo que imagino pero
                        son como líneas que se cruzan
            sensuales como patas de arañas
definitivamente sexuales
antenas por todos lados en el cuerpo me han crecido
y el sentir es una orquesta
y me quedo
mudo
me quedo
quieto           

Luces

Había en la magnificencia de la aurora una verdad absoluta de tan incomprobable. Sin pruebas sin alucinación sin llanto, surrealista y no, pero qué patético. Las luces siempre alumbran, la gente compra luces de todo tipo para alumbrarse los rostros los arbolitos las manzanas decorativas en platos con pincel mop, luz esfumada pero irreal como los disparos en las películas o como todos los disparos. Uno se olvida de los ángeles cuando se convierte en ángel o se queda mudo. Rústica apariencia si te vas te llevás todo, metáfora la metáfora pero al final la luz se queda. Siempre al final es otra cosa. Tuve nudillos de barro y me rompí las manos moldeando manos y escribiendo canciones en el aire con el dedito mismo que ha estado en culos y en periódicos señalando los trabajos más simpáticos y convenientes. En la década pasada todos éramos pobres y vos te llevabas el vino a la boca entre lamentos, y yo ahora me llevo el vino a la boca y pienso que quizás no estabas tan errado. Adentro mío es como un hormiguero o una señora que revuelve la sopa, todo roto por el apaleamiento y no entendés, no mi interior porque me caigo. Yo en mi tumba y me veo tan exacta, constante para siempre y lloran, y yo que quiero escaparme pero estoy inmóvil, yo impotente que muerta muero por mi misma ausencia. Recaigo en aguas sucias y en escarapelas, en recuerdos tristes. Los que saben algo hacen crucigramas, estudian; los que no sabemos nos sentimos solos. La niñez la criatura viva, nada es fácil como entonces, me sentaba en el bidet y pensaba en flores lloviendo por entre aureolas de luz, titilando en el aire como dorados pájaros.


signos:

¿guardar en recipientes espanto para atragantarse con él cualquier día de la semana?
¿acordarse en cada olor de la materialidad de las moléculas que en ondas y partículas nos revolucionan?
¿cómo no guardar un poco de espanto para los momentos en que creemos que la vida es esto?

                                             Arte fotografía Gabriel La Magicien y amigos: 










No hay comentarios.:

Publicar un comentario